Entra en nuestra vida, entra en nuestra casa  Devocional  admin  22 Jul 2022 8:10 AM   No comments   198 reads

Oración inicial
«Señor, gracias por amarnos y aceptarnos tal como somos, porque tú no miras las apariencias, sino el corazón arrepentido y humillado delante de ti. Gracias por entrar en nuestra vida y nuestra casa, trayendo salvación; que siempre venzamos cualquier obstáculo que nos impida buscarte. Amén.»

Lee la palabra de Dios
«Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.» Lucas 19: 1-10.

Reflexiona
Como Zaqueo, debemos desear buscar a Jesús y vencer cualquier obstáculo que nos impida estar en su presencia. Cristo siempre toca la puerta para que le dejemos entrar, no solo a nuestro corazón, sino también a nuestras casas. El que quiere conocer a Cristo, también será conocido por Él. No hay limitaciones para buscar a Dios; los que, como Zaqueo, deseamos sinceramente ver a Cristo, venceremos cualquier obstáculo y nos esforzaremos para verlo.

Si Cristo nos llama debemos descender; esto implica que debemos ser humildes al buscarle y reconocer nuestras debilidades, saber que necesitamos totalmente de Él, para vencer el pecado, arrepentirnos y dar pruebas de ser verdaderos creyentes. Buscando ser justificados, no por nuestras obras, sino por la fe en nuestro Salvador, sabiendo que las buenas obras son solo el resultado de nuestra fe y del arrepentimiento por la gracia de Dios.
Rating 2.33/5
Rating: 2.3/5 (15 votes)
Print article  View this article in PDF format 

Design by: CNO Team